Malabo:  24°C | Rocío: 23°C
   Madrid:  23°C | Rocío: 05°C
 Malabo 4:32     Madrid 5:32
Domingo, 25 de junio de 2017
Logo de genet  
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Felipe Ondo, preso politico desde 2002
Ondo Obiang, preso de conciencia. líder de FDR
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

La imagen de África en los medios: ¿Realidad o ficción?


publicado por: Bony Evha el 30/05/2006 11:40:50 CET

La imagen de África en los medios: ¿Realidad o ficción?
Reflexión de Quico Triola.

Las noticias sobre África no son demasiados abundantes, como explica Marcos Uka-Umu Suka. Parece que sólo interese presentar el lado negativo de África o de aquello que podríamos calificar de “africano”. Si tenemos en cuenta que los grandes medios de comunicación están controlados en su inmensa mayoría por grupos internacionales (potencias industriales de la Europa colonial y EEUU –el imperio actual-) podemos comprender que estas corporaciones tengan un cierto interés en no hablar del continente africano: y si es necesario transmitir información sobre África, más vale hacerlo en la línea del “salvaje” y del negro (sumido en la miseria).

Esto tiene como mínimo dos propósitos: ocultar o distorsionar que las “multinacionales” conocen África de pies a cabeza, donde hace años que están pendientes de todas las fuentes de enriquecimiento. Y que estas “multinacionales” no aparezcan nunca como corresponsables de lo que ocurre en estos lugares “desconocidos”.
Desde mediados del siglo XVI, cuando empieza el comercio de esclavos en África, la propaganda oficial (de Europa) ha buscado siempre argumentos para justificar ante la opinión pública las acciones que llevaban a cabo en el continente africano.

Lo africano se asocia con “ignorancia”, hambruna y “odio tribal”.

En Cataluña muchas de las grandes fortunas se forjaron en el tráfico de esclavos. Y tampoco la historia, en este caso reciente, se hace eco y esconde este capítulo o lo enmascara otorgando mas importancia a otras acciones que llevaron a cabo los llamados negreros (Antonio López, por ejemplo). Esta larga tradición de actitudes racistas y un complejo de superioridad que los europeos heredaron de sus antepasados impregnan las noticias de África subsahariana. La consecuencia de todo es que en nuestro imaginario se asocie todo lo africano con la ignorancia, el hambre o los odios entre tribus. Una serie de tópicos que el paso del tiempo va consolidando como verdades absolutas.

Por otro lado, los tópicos son inevitables en una profesión como la que ejercemos, en la que, por ejemplo en el caso de la radio, pretendemos explicar toda la actualidad mundial en boletines informativos condensados de cinco minutos. Realmente es un modo de fomentar aún más estos tópicos; no sólo en lo africano sino con respecto a todas las minorías sociales, como es, ahora, el caso de mujeres, personas con disminución, los ancianos, los inmigrantes...

Insistimos mucho en la pobreza en África: de los 36 países clasificados por la ONU dentro el grupo de Países Menos Adelantados (PMA), es un hecho que 29 de ellos se hallan en África Subsahariana. La situación actual perpetúa la época colonial: las estructuras políticas, económicas y sociales creadas por las antiguas potencias siguen dificultando cualquier modelo de desarrollo. Las estructuras económicas africanas son altamente dependientes del exterior. Los programas de “ajuste estructural” impuestos por el Norte (“Banco Mundial”, “Fondo Monetario Internacional”, Unión Europea y EEUU), obligan los países africanos a abrir sus mercados a los productos de los países “ricos” ( hay que aclarar que una de las razones de su enriquecimiento parte del robo y explotación sistemática de África, América Latina y gran parte del inmenso continente asiático), a no subvencionar la producción local, y sobre todo a pagar el servicio de una ”deuda externa” (a veces nos entran dudas de si realmente existe tal ”deuda”, y si existe la verdad es que aquí el Deudor es el Norte) que colapsa las economías africanas y de los países empobrecidos.

Por otra parte se produce una cierta competencia desleal, dado que los países “ricos” subvencionan su agricultura: el presupuesto anual de la UE en subsidios agrícolas es de 55.000 millones de dólares, y el de EE UU, de 76.000 millones. El continente africano se halla en una gran crisis económica y la pobreza de sus ciudadanos es evidente y patente. Pero se extiende el enriquecimiento sin desarrollo, dónde las elites acumulan notables riquezas que depositan en los bancos del Norte, dónde disfrutan de protección y de ramificadas complicidades en el entorno financiero.

Democracia “a la africana”.

La imagen de los dirigentes africanos es la de unos autócratas que utilizan todos los medios para mantenerse en el poder. Un poder que se caracteriza por la carencia de libertades, de nepotismo político y una corrupción generalizada. Estas elites representan, nos dicen, una forma de entender la “democracia a la africana”.
Es verdad que el continente está lleno de dictadores (o dictadorcitos), pero no sabemos si es por méritos propios o porque entre todos los ayudamos a mantenerse en el poder. De hecho, De Gaulle ya dijo “marcharemos quedándonos”.

El caso de Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial es un caso evidente y el del Sudán otro caso dónde posiblemente las ONGD actúen sin querer con complicidad con el sistema. Actuando como paliativos sociales a los regímenes totalitarios yɔ a las facciones en guerra como en el caso de Sudán.

El dirigente que permite la explotación es “amigo”.

Con la Guerra Fría, los intereses geoestratégicos de la URSS y del denominado “mundo libre” primaban ante los DDHH. Tras la caída del muro de Berlín, los intereses de las multinacionales tomaron el relevo. Todo aquel dirigente que permita la explotación de sus riquezas naturales es amigo y sino…. pues otro. En los 90 llegó el multipartidismo a África, con una gran operación de imagen, dado que rápidamente se va asociar con democracia. Cuando hemos visto que, al fin y al cabo, ha servido para que las elites africanas “amigas” de Occidente continuaran en el poder gracias a unos comicios fraudulentos pero que dan etiqueta de “respetabilidad”…

Presentamos los conflictos armados en los medios de comunicación como consecuencia de los odios ancestrales entre las etnias (fanks, bubis, hutus, tucsis,...), pero la mayoría de las veces los conflictos estallan por intereses geopolíticos y económicos de las potencias occidentales. Desde el 1989 los intereses económicos se presentan como el motor de las guerras en África: diamantes y petróleo en Angola, diamantes, oro, y metales en Congo (Zaire), diamantes en Sierra Leona, petróleo, madera y cacao en Guinea Ecuatorial, etc. etc.

EN ESTOS PAÍSES, LAS “MULTINACIONALES” FINANCIAN GOBIERNOS YƆ GUERRILLAS, VENDEN ARMAMENTO A TODAS LAS PARTES DEL CONFLICTO Y SE LLEVAN LAS MATERIAS PRIMAS PARA ALIMENTAR LA PRODUCCIÓN DE OCCIDENTE. PERO LA EXPLICACIÓN MÁS SENCILLA PARA LA OPINIÓN PÚBLICA OCCIDENTAL ES SIEMPRE VOLVER AL MITO DEL NEGRO SALVAJE, QUE SE RIGE POR AQUELLO QUE ES ARBITRARIO. LA REALIDAD PERO, ES OTRA BIEN DISTINTA.

(Quico Triola es periodista catalán, miembro de SICOM (Solidaridad y Comunicación), grupo de comunicadores que divulga informaciones sobre los “países pobres” o en conflicto y sobre las actividades llevadas a cabo por las ONG.)









Fuente: www.canalsolidario.org

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 131


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net

'