Malabo:  31°C | Rocío: 28°C
   Madrid:  18°C | Rocío: M0°C
 Malabo     Madrid
Logo de genet
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

EL AMIGO CHINO


publicado por: Celestino Okenve el 18/03/2023 23:13:01 CET


Prof. Celestino Nvo Okenve Ndo
Madrid 18 de marzo de 2023

Muchos países africanos han abierto sus puertas en los últimos años a China. La mayoría de ellos han sido incapaces de erigir un modelo político y económico que traiga a sus ciudadanos el desarrollo económico y político. Por desarrollo político entendemos haber alcanzado cotas elevadas en el ejercicio de la soberanía popular, libertades y derechos individuales y colectivos, en suma un Estado de Derecho, social y democrático. Y por desarrollo económico entendemos disfrutar de un alto nivel de renta personal, distribuida ésta de acuerdo a principios de equidad. Tanto una cosa como la otra han podido ser alcanzadas en los 60 años que lleva Africa independiente, pues el continente disponía y aun dispone de unas riquezas enormes. Ha sobrado el carácter autoritario y la ausencia de conocimientos y otras cualidades de los dirigentes africanos, de norte a sur y de este a oeste.


Y para aparentar logros sin mérito propio, se construyen puentes, puertos y carreteras  recurriendo al amigo chino, mientas los dirigentes africanos desvían las rentas de sus países hacia las arcas de la oligarquía en el poder, más explotadora y más ruin que el colonialismo de otrora. Estas infraestructuras que favorecen la estructura económica colonial basada en el exportación de productos agrícolas y materia prima, podrían haber sido hechos con recursos humanos y materiales africanos.
 
China, conocedora de esta ausencia de virtudes de los lideres totalitarios africanos, se dispuso a conquistar el continente exhibiendo la bandera de "no ingerencia en asuntos internos". Este pronunciamiento era perfecto para la política interna de China ya que casaba con la dictadura totalitaria y cruel sobre los millones de chinos. Y sonaba a música celestial para los tiranos africanos.
Y no hay nada peor para gestionar bien una economía nacional que tener al frente a ineptos y tiranos. Los ineptos y tiranos como el caso de Guinea Ecuatorial apoyarían el plan chino de inversiones en infraestructuras pero tras esas infraestructuras se esconden trampas, mentiras y fraudes graves. Y todo eso favorece a los dirigentes del partido comunista chino y a los oligarcas de la dictadura respectiva.

Por un lado las inversiones chinas son valoradas por los chinos con su propio sistema contable o financiero, es decir, las obras se hacen con el coste en dólares que los chinos han aplicado al total del proyecto, sin participación de la parte guineana. Aparte de esto las autoridades no pueden valorar el coste real de los materiales y de la mano de obra chinos porque provienen de un mercado al que Guinea no tiene acceso para conocer su valor. Tampoco puede utilizar a una gestora privada china que valore los presupuestos que la empresa pública china ha hecho.

Segundo, tanto la mano de obra como el material empleado en la construcción son todos chinos. Las autoridades guineanas no establecen ningún mecanismo de control de calidad de material y obra, ni un control del impacto medioambiental de los proyectos de ingeniería civil, ni una inspección laboral que asegure que los trabajadores, aun siendo chinos, gocen de los derechos establecidos por las leyes generales y laborales guineanas. En el caso de Guinea Ecuatorial las autoridades desconocen varios conceptos como control de calidad, impacto medioambiental, leyes laborales, etc.

Tercero, el coste de las obras se asigna a un crédito que debe pagar el Estado guineano, a medio plazo, a veces con unos pocos años de carencia. Esto tiene algunas implicaciones y la más importante es que son las generaciones futuras guineanas las que deberán pagar un crédito por unas infraestructuras que no contaron con la aprobación de sus padres y abuelos, ya que las decisiones se tomaron bajo una férrea dictadura. Otras veces, como en el caso de Guinea en el segundo crédito, el pago se efectúa en cantidades de barriles de petróleo y no de dólares, con lo que China se convierte en el primer consumidor del petróleo guineano, sin pagarlo.

Del montante total de los créditos por obras de infraestructura y por lo que sabemos del caso guineano, los oligarcas del partido comunista chino detrás de las empresas de obras públicas, se llevan una suculenta cantidad y la familia Obiang se lleva otra cantidad importante. Los costes, huelga decirlo, se inflan para que la dictadura guineana se lleve unas rentas muy importantes. Se dice que los costes en mano de obra son ridículos porque gran parte de los trabajadores chinos son presos que suscriben un acuerdo para conseguir su libertad a cambio de los trabajos desarrollados en ultramar.

El amigo chino no llega para favorecer el desarrollo, su "no ingerencia" implica que su implicación no modificará la estructura económica colonial ni la dictadura colonial dirigida ahora por la oligarquia africana. Y ambos elementos son los que producen el círculo vicioso del subdesarrollo.

El amigo chino persigue otros fines que no representan un cambio de las relaciones que han mantenido los dictadores africanos con Occidente, salvo por un detalle: Occidente les recuerda, de vez en cuando, que deben promover la democracia y respetar los Derechos Humanos. Solo les recuerda eso como una letanía infructuosa, sin otra pretensión. Y aun así los dictadores se sienten molestos por estas advertencias que, siendo descafeinadas, de vez en cuando avivan en los sufridos pueblos africanos el deseo de libertad y la esperanza de que un día llegará en que tendrán un amigo europeo. Y esa esperanza en los pueblos africanos es peligrosa para las dictaduras africanas.

China no llega a Africa con buenas intenciones. Y no puede ser bienvenida. Nada bueno puede provenir de unas tierras donde los dirigentes subyugan a sus moradores. La sonrisa forzada de Xi Jimping a Africa produce escalofríos. Es el emperador y no nos acompaña la fuerza.

Xi tampoco es buen amigo para las democracias europeas.
Permítaseme copiar aquí parte de un artículo de opinión de El Pais de ayer 17 de marzo 2023, con el que coincido bastante y es especialmente relevante en estos momento en los que los dirigentes chinos están empezando a mostrar sus dientes a los Estados Unidos y Europa, como señal clara de que van a atacar si fuera preciso para ellos.

El autoritarismo en China sigue aumentando

China ha culminado a principios de esta semana la puesta en marcha de una nueva fase política del liderazgo de Xi Jinping. Consolida así el giro hacia la priorización absoluta de los valores de seguridad, estabilidad y resiliencia, y exhibe rasgos inequívocos de configurar un régimen cada vez más personalista a través del protagonismo absoluto del líder. No han faltado nuevas señales inquietantes, como la advertencia del nuevo ministro de Exteriores, Qin Gang: “Si Estados Unidos no pisa el freno y sigue acelerando en el camino equivocado, no habrá barandillas suficientes para prevenir el descarrilamiento, que se tornará conflicto y confrontación”.

La relación entre las dos grandes potencias está en un momento delicado. La Administración de Biden, con apoyo bipartidista en Washington, perfila una política que pretende dificultar y controlar el ascenso de un gigante que, según argumenta, tiene la voluntad y la capacidad de reformular el orden internacional en un sentido que representa un desafío a su seguridad nacional. Sobre esa base, ha aplicado fuertes restricciones a la exportación de tecnología clave a China y estrecha lazos de seguridad con países de la región, como en el caso del acuerdo Aukus entre EE UU, Reino Unido y Australia. Pekín, por su parte, considera que sufre una maniobra de “contención”, “cerco” y “supresión” liderada por EE UU que compromete sus intereses vitales.

. Pekín reprime de forma inaceptable a minorías y disidencias, actúa por las vías de hecho en aguas disputadas en la región, no duda en utilizar el poder coercitivo de su fuerza económica, desarrolla y vende masivos sistemas de vigilancia colectiva y ha pirateado con métodos turbios tecnología occidental durante mucho tiempo. No caben ingenuidades. Las democracias deben prepararse ante posibles riesgos, pero es necesario hacerlo sin alimentar una espiral de tensión que pueda llegar a anular vías de diálogo y cooperación que son irrenunciables y necesarias en múltiples áreas. Si es lógico no querer facilitar los avances militares de un adversario que no despierta confianza, es preciso evitar también acciones de amplia escala que puedan ser percibidas como un intento de obstruir el progreso de una nación.


Postdata. Aquí van algunas referencias para el caso de Guinea Ecuatorial, fechadas en el 2012:






situación de los trabajadores chinos: 

Un informe del FMI, para ver en realidad algo de lo que pasa a la economia guineana y poder asi debatir mejor la situacion:

China y su "mano de obra" en en extranjero:




Fuente: propia

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 652


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net