Malabo:  26°C | Rocío: 26°C
   Madrid:  12°C | Rocío: 10°C
 Malabo     Madrid
Logo de genet
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

DEL LAMENTO AL CLAMOR


publicado por: REDACCION guinea.net el 19/12/2022 22:18:32 CET


NOTA: Esta es la continuación de la misiva anterior, Llanto en Política, del día 17 de diciembre actual. Lo partí en dos para satisfacer a mis lectores y de cumplir gustosamente, el dicho de: Lo bueno si breve, dos veces bueno”.

Para que el llanto se exprese como critica política, tiene que ocupar el espacio público: “Es la primera condición del sentido político del llanto”; y, para asentarse en la población como tal, las lágrimas necesitan recorrer el trayecto del ámbito privado al público en el que, como humanos, solemos confiarlas al colectivo para el juego de las dinámicas institucionales de justicia y Bien Común. En este sentido, la politización del llanto requiere transitar del lamento individual al “CLAMOR COLECTIVO”; y pasar de la acostumbrada expresión personal de un malestar a la reivindicación grupal de una EXIGENCIA. Por esa misma razón de ser las lágrimas “se hacen políticas”; precisamente, cuando se llora junto a otros de forma pública. Unamuno, en su obra Del Sentimiento Trágico de la Vida”, expresa el poder del llanto compartido. Condoliéndose con el sufrimiento de Salón de Atenas por la muerte de su hijo, recrimina la impertinencia de aquel que afirma: “llorar no sirve para nada”. Claro está: el llorar sirve de algo; aunque solo sea únicamente el desahogo del sufriente.

Integrarse o juntarse en el coro plañidero acompañando compasivamente esos sufrimientos, “llorar” es un acto de resistencia política. Y seguir llorando en las calles donde nos atropellan, castigan y matan, es mantener la memoria de condenas injustas y recordarles a los verdugos imperiales una responsabilidad pendiente de la que no pueden desentenderse y lavarse las manos como lo hiciera Pilatos. Las lágrimas son un modo de expresión solidaria del sufrimiento; cuando ya no queda ninguna otra forma de solidaridad. La manifestación colectiva del duelo no necesita de explicaciones añadidas. El mero hecho de que los cuerpos se reúnan, aun en silencio,


constituye ya una expresión política en sí misma, una demostración corpórea altamente significativa que, a nivel puramente político, se transforma en una queja exigente en la medida en que se colectiviza. Llorar juntos empodera las lágrimas, como se diría hoy en día.

LA TRANSVERSALIDAD DEL LLANTO.

Poniendo en común nuestros llantos particulares, quizás lleguemos a descubrir que, en el fondo, todos lloramos por la misma pena como sugería el texto de Unamuno citado anteriormente. En un mundo global como el nuestro actual, donde se agolpan causas y luchas aparentemente dispersas, el llanto se presenta como aglutinante de un único duelo compartido. Todos los llantos son afluentes del mismo río de injusticias estructurales; donde el clamor compartido se sitúa en la intersección de todas las opresiones habidas y por haber.

En su desplazamiento hacia la transversalidad, el llanto ha de romper con el anclaje patriarcal que lo envuelve a una naturaleza femenina catalogada como “DEBILIDAD”. Un imperativo varonil socialmente aceptado dicta que “los hombres no lloran…" o, expresado desde su reverso, que “el llanto es cosa de mujeres". Bastaría una somera mirada histórica para desmentir el tópico de la impasibilidad masculina ante el sufrimiento. Dejando de lado lo anteriormente expuesto, incluso el llano más recóndito que acontece en la absoluta intimidad invoca siempre a una presencia o ausencia. Aunque lo hagamos a solas, siempre lloramos frente a alguien humano, desconocido, divino, ignorado o añorado. Lejos de construir “el tener lástima de uno mismo", como a veces se dice para alejarse de la propia vida y demostrar cierta dureza, las lágrimas se dirigen siempre a alguien distinto de uno mismo, sin importar que permanezca ausente, silencioso o sea desconocido.

SUFRIMIENTO, COMPASION Y RESISTENCIA.


Lloramos cuando “somos heridos” personalmente, pero también nos condolemos compasivamente con el sufrimiento ajeno. La manifestación de la compasión que el llanto expresa como partícipes en el sufrimiento del otro, va más allá de la mera empatía o de las lágrimas reflejadas ante la visión de la aflicción del otro.

Más allá de precisiones exegéticas, me interesa destacar la conexión entre “compasión” y “llanto”: llanto y compasión concluyen en “la verdad" con la que el cuerpo responde de manera irrefrenable ante las situaciones-límite. La empatía se puede modular, es controlable; la compasión no, ésta nos arrastra. La moral nos dicta lo que debemos hacer, se puede enseñar, entrenar e incluso, anticipar; la acción compasiva, sin embargo, no se puede prever, es la reacción espontánea ante un sufrimiento inesperado.

Como bien sabemos, la ética no es moral sino su “punto ciego”; porque emerge de un escenario en el que “el marco normativo heredado” es puesto en cuestión. Por lo que entendemos, la ética surge de una situación-límite, o, lo que es lo mismo, en una situación de radical excepcionalidad. La compasión que nos revuelve las entrañas y nos saca de nuestras casillas, francamente nos domina. Luego, entregarse al llanto por y con los demás, es el camino y la solución para la amalgama social a la que pertenecemos. ¡TENEMOS QUE LLORAR!

·       PROPUESTA FINAL: Nuestra futura Sociedad, animada y sostenida por la Nueva “Clase Política”, debería consensuar y firmar un TRATADO DE LAS LÁGRIMAS, por lo desolado en que se quedará el país. LLORAR JUNTOS - REÍR JUNTOS”.

Desde el exilio en España, a 19 de Diciembre del 2.022.

 

▪︎ José Ndong Masuela. (Uno Más).



Fuente: Ndong Masuela

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 778


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net